Escribo porque no me queda otra, porque sí, porque no sé vivir de otra manera que no sea ordenando así el universo propio y el ajeno. Escribo porque, cuando no escribo, no soy yo.

Les abro mis puertas. Bienvenidos a mí.

 

Valeria Verona